HORARIO Y TELEFONO GRAFIMON      

Blog

¿Qué es el Inbound Marketing?

inbound marketing

¿Qué es el Inbound Marketing?

El concepto Inbound Marketing nació en 2005 y fue acuñado por Brian Halligan, cofundador y CEO de una compañía de software. Este concepto promovía una nueva manera de entender el marketing y las grandes empresas no tardaron en implementarlo. El inbound marketing es el resultado de la fusión entre una metodología de trabajo y una manera de entender el marketing online, combinando técnicas de marketing y publicidad con la finalidad de acompañar al cliente, mediante el contenido apropiado, desde el contacto inicial  pasando por el proceso de compra hasta la transacción final. Aplicando esta técnica se pretende incrementar el número de visitantes que proporcionan sus datos para que finalmente se conviertan en clientes.

Se basa en cinco pilares:

  1. Atraer tráfico: Coordinar diferentes recursos para atraer tráfico desde blogs, podcasts, vídeos, e-books, boletines, redes sociales…
  2. Convertir: procesos y técnicas para convertir el tráfico web obtenido en una base de datos.
  3. Marketing automatizado: Con los datos de la base de datos trabajar filtrando:
    1. Lead scoring – saber qué contactos son los que están más cerca de formalizar una compra
    2. Lead nurturing – acercar los beneficios de un determinado producto a los clientes potenciales de ese producto.
  4. Fidelización:
    1. Mantener a los clientes satisfechos.
    2. Ofrecer información útil.
    3. Cuidar a los que no van a comprar pero siguen a la marca.
  5. Sincronización: Este punto es clave, y consiste en hacer que todas las herramientas funcionen con precisión y de la forma correcta.

Las empresas que aplican estas técnicas obtienen una mejor sustancial en sus resultados, hasta el punto de que algunas de ellas han duplicado los ratios de conversión de leads a clientes.

Esta forma de entender el marketing online ha llegado para quedarse.

Valor de marca

marca

Valor de marca

A pesar de convertirse, en muchas ocasiones, en el activo más valioso de una empresa, es extremadamente difícil conseguir determinar de forma precisa cual es el valor de una marca, y qué es lo que se lo da.

Hay que recordar que el concepto Valor de Marca (brand equity) nació en los años 80 con la fiebre bursátil, durante la cual grandes compañías eran compradas y vendidas por compradores que sólo querían especular, sin importarles la empresa. Fue entonces cuando los directivos decidieron tasar con precisión el valor real de sus empresas. El problema apareció cuando se quiso calcular el valor real de las marcas, ya que era obvio que unas eran más influentes que otras, pero era un hándicap determinar la fuente de ese valor.

Marcas como Nike, Apple, RedBull… valen mucho más que sus pertenencias materiales, dicen que alrededor del 35% de su valor bursátil. Pero los grandes analistas no se ponen de acuerdo con el qué es lo que hace que valgan lo que valen. Algunos atañen este valor a la capacidad de la marca a la hora de fidelizar al cliente hasta tal punto que se convierte en un amante de la propia marca más allá del producto que comercializa, como por ejemplo Apple. Pero no siempre se logra llegar a la emoción del consumidor, por lo que el bombardeo publicitario pretende dejar una huella para que al pensar en un producto, la mente automáticamente recuerde una marca, esto es lo que se denomina “Top of mind”. Las marcas que logran dejar esta huella en el consumidor aumentan su valor de marca, y de hecho algunas empresas de investigación de mercado usan esta variable para cuantificar dicho valor.

Un modelo básico de los componentes del valor de marca contendría al menos siete elementos:

• El desempeño de la marca en el mercado, en términos volumétricos. Es decir, la proporción de la categoría que posee, tanto en general como en los distintos segmentos de consumidores. Es el componente de “datos duros” de la marca.
• El marco competitivo en el que actúa la marca. Antes era relativamente sencillo ubicar la categoría y subcategorías en las que actuaba la marca. Pero ahora, las sustituciones se hacen más por estados de necesidad del consumidor.
• La calidad de la marca, no en sí misma sino en tanto es percibida por el consumidor.
• La presencia de la marca dentro del espectro perceptivo del consumidor, lo que engloba al conocimiento de marca y su disponibilidad en el punto de venta.
• Las asociaciones de marca, generalmente agrupadas bajo el rubro genérico de “imagen”.
• La personalidad de marca, en los términos que plantea Fournier, es decir, como un alguien con el cual el consumidor establece una relación.
• Las actitudes hacia la marca, de las cuales se deriva la lealtad hacia la misma.

Antes el trabajo de las marcas era el de garantizar, a los consumidores, la calidad sobre un determinado producto o servicio, y es la línea que siguen utilizando hoy en día algunas compañías como Sony. Pero hoy en día los hábitos de consumo del mercado han canviado mucho con la aparición de las nuevas tecnologías. Ahora los consumidores pueden revisar los productos en las páginas web o compartir opiniones con otros usuarios a través de foros y redes sociales. Con lo que las marcas se enfrentan a un cierto “descontrol” en lo que a publicidad se refiere, ya que son los propios consumidores los que publican sus propios “test de producto”. Con lo que es vital que el producto cumpla, como mínimo, con lo que promete.

La muerte de las marcas lleva anunciándose casi desde el nacimiento del comercio electrónico y si esto no ha sucedido es porque la gente sigue confiando en los valores que transmite cada marca.

Breve historia del cómic

Breve historia del cómic

Breve historia del cómic

Si entendemos que los cómics son una narración sobre un soporte manejable, debemos remontarnos a los antiguos egipcios. Antes que ellos ya encontramos representaciones gráficas sobre soporte de piedra. Pero fueron los egipcios los primeros en darle un formato en forma de tira, que no sólo incluía imagen, también incluía texto, y lo representaban sobre hojas de papiro.

Si buscamos un referente más cercano, nos encontramos con las Aucas. Estas publicaciones narraban cuentos y aventuras mediante ilustraciones, quedando el texto al pie de los grabados.

Pero fue con la aparición de la imprenta cuando este arte explotó todo su potencial, desarrollando su propio lenguaje icónico. Con ello me refiero a que las viñetas dejaron de estar alineadas, todas con el mismo tamaño, para pasar a formar un collage de formas y ubicaciones. A la vez, los textos se incluirán en globos (o bocadillos), algo revolucionario que se convirtió en una de las principales características de este tipo de narrativa.

Como ya he comentado, esta forma de expresión desarrolló su propio lenguaje, adquiriendo una trascendencia sólo posible a través del cómic; el uso de onomatopeyas para representar sonidos, o emociones, o diferentes estados, como por ejemplo las ZZZZ… del dormilón, o las bombillas de los que tienen grandes ideas, o los ARGGGG… de los que sienten asco.

Algunas series televisivas como la mítica “Batman” de 1966, protagonizada por Adam West como Bruce Wayne / Batman y Burt Ward como Dick Grayson / Robin, intentaron trasladar el poder gráfico del cómic, aplicando onomatopeyas escritas en pantalla. Y aunque este lenguaje más propio del cómic no caló en el mundo televisivo, convirtió a esta serie en todo un icono.

El nombre de cómic viene dado porque inicialmente estas historietas tenían un carácter cómico, y aunque se le atribuye al suizo Rodolfo Toepffer (1799-1846) la invención de la historieta ilustrada, fue en Estados Unidos a finales del siglo XIX cuando un periódico publicó el primer suplemento infantil en un periódico.

En España, el primer cómic fue en lengua catalana y se titulaba “En Patufet”. Y fue unos años más tarde, allá en 1915, cuando se publicó lo que más tarde conoceríamos con el nombre de tebeo, titulado “Dominguin”, y fue editado en Barcelona.

Sólo 2 años más tarde, en 1917, apareció publicado lo que a la larga fue el mayor referente en nuestro país, el TBO. De él viene el nombre tebeo, y se convirtió en la palabra que identificaba al anglicismo “cómic” en castellano. También esta publicación nació en Barcelona.

Es por ello que este año (del 5 al 8 de mayo) se celebra el 34 Saló del Cómic en Barcelona. Siendo el más relevante de nuestro país.

Historia del teléfono móvil

motorola_telefono_movil-movil_antiguo_MDSIMA20130403_0155_41

Historia del teléfono móvil

A pocos días de que se inicie el congreso más importante sobre telefonía móvil en el mundo, es interesante saber cómo este sector ha evolucionado, de dónde viene. Es el único modo de entender a dónde se dirige y que pasará en los próximos años.

Hoy en día la industria del teléfono mueve cifras de auténtico infarto. Hablamos de un sector que tiene en uso más de 5.000 millones de terminales, casi 7.000 millones de suscripciones móviles, más de 4.000 millones de usuarios… Y no sólo esto, sinó que mueve 11.500 millones de dólares en publicidad. Hablamos de un sector que genera unos ingresos de 25.000 millones sólo en las aplicaciones móviles, y que es capaz de vender en un solo año alrededor de 2.000 millones de teléfonos.

Estas cifras son indicativas de que hablamos de un sector que ha sabido evolucionar y madurar a lo largo de los últimos 70 años. Todos recordamos esos enormes teléfonos que aparecieron durante la segunda guerra mundial, en los que era necesario de un soldado para llevar a cuestas el enorme transmisor con su batería. Mucho ha llovido desde entonces, ya que esas unidades transmitían a través de radio frecuencia por debajo de los 600 kHz.

A finales de los 40 dieron el salto a los sistemas civiles, aunque debido a su tamaño eran usados básicamente como extra en el mundo de la automoción. Y su precio lo convertía en un extra de lujo… Tanto era así, que a principio de los 70 lo habían instalado menos de 200 usuarios en todo el mundo.

Y por fin, a principios de los 80 Motorola lanzó al mercado al que se conoce como el padre del teléfono móvil actual. Con un peso de 800 gramos y una autonomía de 1 hora, tenía un precio de 4.000 dólares, y aun así logró vender 300.000 unidades. Todo un éxito!

A principio de los 90 Nokia irrumpió en el mercado con un teléfono que hizo las delicias de miles de usuarios. Era tipo sándwich y usaba la revolucionaria tecnología GSM. Lo que llevó a Nokia a la cúspide del sector. Liderando con firmeza el sector de la telefonía móvil durante 15 años, seguida de cerca de Motorola. Esta tecnología marcó el pistoletazo de salida para que compañías como Blackberry se unieran a la fiesta.

Y aunque estas tres grandes empresas marcaban la pauta, en 1997 apareció el teléfono que a la postre les apartaría de su dictadura: el Iphone.

Apple era una compañía al borde del precipicio, que un gurú como Steve Jobs había salvado gracias a su iPod. Pero el golpe de genialidad vino de la mano del iPhone. Revolucionó con su diseño, con su pantalla táctil, con su usabilidad, con su forma de interpretar la inclusión de aplicaciones, con su sistema operativo…

Google se dio cuenta de que este era el futuro y presentó Android… Y junto con Apple, convirtieron al resto de compañías en historia.

¿Quien paga, manda?

Marketing-Infantil-027

¿Quien paga, manda?

Hemos dejado atrás las navidades y poco a poco todo vuelve a la normalidad. La rutina diaria en el trabajo y también los niños al colegio. Las navidades tienen una faceta de reuniones familiares y comidas copiosas y otra faceta consumista con la que los comercios concentran un elevado porcentaje de su facturación anual.

Esta fiebre consumista está condicionada en gran medida por los deseos de los más pequeños. Las marcas lo saben y se alían con ellos, proyectando publicidad muy focalizada a captar su atención. Saben que más allá de los 20 segundos que dure su anuncio, los niños harán presión durante varios días para que los Reyes Magos les traigan el ansiado juguete.

Pero, ¿y el resto del año? ¿son capaces los niños de influir en las decisiones de compra de los mayores?

La multinacional Millward Brown, empresa líder en análisis estratégico de las marcas, ha publicado un estudio realizado a niños de entre 8 y 12 años en el que revela que un 73% de ellos reconoce tener influencia en las decisiones de compra de sus padres.

Las grandes marcas son conscientes y es por ello que prestan mucha atención al marketing infantil, aunque sus productos no vayan a ser consumidos por los más pequeños.

La dificultad para captar su atención reside en que los niños no tienen su identidad definida y están en constante evolución. Pero en cambio hay otros factores que pueden facilitar su empatía por una marca, como por ejemplo mostrarse como el mejor amigo o usar el factor sorpresa, cosa que les encanta. Ellos se relacionan con el mundo de un modo distinto a los adultos y este es el mayor hándicap para los departamentos de marketing.

Los niños influyen ya desde los 3 años en temas como los refrescos que van a consumir, los cereales, las galletas, los juguetes, los videojuegos, la ropa, los gadgets… Pero además su poder es enorme también en aspectos como la tecnología, los viajes, el coche familiar, etc.

¿Y en que se fijan los niños para decidir si un producto les gusta o no?

Si el producto muestra un personaje que ellos asocian como cercano, les gustará ese producto. Si el packaging es llamativo también. Si sus amigos lo tienen, lo querrán. Si lleva un regalo asociado, como por ejemplo las batidoras que regala una conocida empresa de cacao en polvo, te lo pedirán. Además si lleva asociado una colección, el niño querrá repetir para poder completar esa colección.

El sentimiento de amor y permeabilidad de las madres enfrente a los deseos de sus hijos, hace que estén abiertas a la influencia de sus pequeños, mucho más que a las publicidades que las marcas realizan en los distintos medios. De hecho muchas madres reconocen que cuando van al supermercado con los pequeños de la casa, la factura de la compra se incrementa.

Si vas a vender tu producto recuerda que: no siempre el que paga es quien decide.

Etiquetas: ,

David Bowie, una marca camaleónica

David-Bowie-3

David Bowie, una marca camaleónica.

Las grandes marcas que dominan el mundo dedican una parte muy importante de sus recursos a consolidar su imagen. Desarrollan productos siempre alineados con su visión de lo que quieren ser y transmitir. Lograr que los consumidores relacionen una marca con un estilo, con una intención, con unas cualidades y calidades, es una ardua tarea que no siempre logran. Pero diferenciarse y crear un estilo propio es la misión, y el rompecabezas, de todos los departamentos de marketing.

Consolidar una marca, significa que el consumidor es capaz de identificar sus productos de forma clara, lo que facilita que pueda vincularse a esa idea o estilo.

¿Y que tiene que ver David Bowie con las grandes marcas de hoy en día?

Mucho!

David Bowie tenía un talento musical fuera de toda duda, pero además supo crear una marca personal inventando algunos de los principios que hoy en día se consideran fundamentales en marketing. Y es que, música a parte, la marca personal de Bowie se basaba en su personalidad, que es lo que pretenden las grandes empresas hoy en día: dotar a sus productos de personalidad propia.

David Bowie hacía lo que quería cuando quería, sin tener en cuenta si su siguiente trabajo agradaría a sus fans o les molestaría, sin tener en cuenta si sus ropas, maquillajes, gestos, eran políticamente correctos o no. Ni tan siquiera le preocupaba definir su sexualidad. David Bowie vivía la vida dejándose llevar únicamente por su talento. Dijo en una entrevista: “”Lo que hago es muy sencillo, es solo que mis elecciones son muy diferentes de las de otras personas”.

Su imagen era impredecible en cada actuación, pero supo anticiparse a la moda en cada una de ellas. Son muchos los cantantes que aparecen con una imagen rompedora, creando un gran impacto, pero que luego no saben evolucionarla y se quedan encasillados en ella.

David Bowie logró transmitir ese punto de transgresión en cada nuevo clip o actuación, en cada aparición pública e incluso en los films en los que participó. Lo que le proporcionó tantos fans como detractores. Y como ejemplo sólo hay que ver el videoclip oficial de su último álbum “Blackstar”. A sus 69 años nos ha regalado su última obra maestra que cobra todo su sentido con su propia muerte.

Y es que este artista no sólo ejerció una enorme influencia en el mundo del rock, lo hizo también en la cultura en general. Convirtiéndose en un héroe para muchas personas.

Para siempre.

STAR WARS, el imperio del merchandising

2000px-Star_Wars_Logo.svg

STAR WARS, el imperio del merchandising

STAR WARS es un claro ejemplo de cómo usar el merchandising para crear una marca.

Ya en los años 30 Disney decidió ceder la imagen de Mickey Mouse para que una empresa de muebles la plasmara en una mesa infantil, a cambio recibiría un porcentaje de las ventas de esa mesa. Con este movimiento estratégico Disney se convirtió en una de las empresas precursoras en la explotación de los derechos de imagen. Ahora no descubriremos la mercadotecnia que rodea a Disney, el volumen de negocio que rodea sus productos es de cientos de millones, siendo una de las empresas líderes en la explotación de su imagen.

Así pues, George Lucas no inventó el merchandising pero hizo algo diferente: Segmentar el mercado. Allá en los años 70 decidió copar cada segmento de mercado con el máximo de productos posibles: Niños, adultos, coleccionistas… fue tal el éxito, que la empresa que se ocupaba de comercializar los productos no logró cubrir toda la demanda.

George Lucas fue un visionario y se dio cuenta de que el merchandising bien gestionado podía ser una mina de oro. Cuando pactó las condiciones con 20th Century Fox, para hacer la primera película de la saga, les propuso tener un sueldo “moderado” a cambio de ser el propietario de los derechos de concesión de licencias y del merchandising asociado a la película. En la década de los 70 lo normal era que los directores negociaran un sueldo lo más alto posible, y esta petición del Sr. Lucas significaba una reducción importante de la inversión y más beneficios para la compañía con la venta de entradas de cine. La Fox creyó que era un buen negocio para ellos y accedió de inmediato a la concesión.

La historia nos demuestra que este fue el gran filón de oro para George Lucas, ya que nos sólo le permitió ingresar grandes cantidades de dinero, sino que se hizo con el control total de todo lo que rodeaba la película. Para hacernos una idea, la saga STAR WARS ha ingresado en merchandising 5 veces lo que ha ingresado en entradas de cine (20.000 millones en productos, frente 4.000 en entradas).

En 2012 Disney decidió comprar la productora LUCASFILMS y los derechos asociados a la saga, y George Lucas accedió a venderlos por nada menos que 4.000 millones. Alguien en la 20th Century Fox lleva años tirándose de los pelos…

Es tan potente el merchandising de STAR WARS que los niños de hoy en día no compran los juguetes después de haber visto la película, sino que van a ver la película para poder ver a sus juguetes en acción. El merchandising le ha permitido a STAR WARS convertirse en una marca, pero lo más destacable es que, el merchandising ha convertido la saga en un fenómeno cultural.

Que la fuerza os acompañe.

Etiquetas:

Tu perfil digital

Perfil digital

Tu perfil digital

La aparición de la World Wide Web ha revolucionado nuestra era, erigiéndose como el eje de una nueva forma de interaccionar con el mundo. Este nuevo tejido electrónico ha llevado la transmisión de información a otro nivel, hasta el punto de convertirse en un mundo paralelo a la realidad que vivimos, fusionándose con esta y generando nuevas dinámicas y formas de comportamiento socio-económico.

Nuestra imagen pública ya no es solamente la que tienen de nosotros los que nos rodean o conocen, sino que ahora también tienen una impresión nuestra aquellos que no nos han visto nunca y ni tan siquiera nos conocen. Es nuestra huella digital.

Podríamos entrar en temas más trascendentales si nos paramos a pensar que el olvido de nuestra persona ya no va ligado a la muerte, sino a la desaparición de nuestros datos. Y aunque muchas personas creen y procuran no estar en la web, la verdad es que de un modo u otro es fácil encontrar información sobre ellos a través de las interacciones generadas con otras personas de su alrededor que sí que están, o a través de instituciones gubernamentales o empresas que sí publican sus datos.

Así pues, ya que de un modo u otro tenemos presencia en el mundo digital ¿porque no crear un perfil para poder controlar nuestra huella digital?

Cada vez más las empresas buscan referencias en la world wide web antes de contratar a una persona, es la primera y más fácil referencia que pueden tener de nosotros. Además este flujo de información a elevado la competitividad a la vez que ha abierto puertas antes inimaginables. Por lo tanto ¿qué debemos hacer para tener una presencia aceptable en un entorno digital?

Presencia:

Es importante compartir sólo la información que queramos que un desconocido vea. Aquellas redes sociales que permiten una configuración de privacidad nos darán un poco más de seguridad, aún así, hay que procurar revisar de forma periódica estas configuraciones y no confiar 100% en ellas. Ser cautelosos y un poco desconfiados será nuestra mejor baza. Por otro lado, si estamos buscando empleo, es recomendable tener nuestro perfil bien completado y actualizado en las webs especializadas.

Comentarios:

La libertad de expresión ha encontrado en webs como tweeter, un altavoz inmejorable para lo bueno y para lo malo. Tomad conciencia de ello. Eres libre de hacer comentarios, plasmar ideas, expresar críticas. Cada palabra va a definir tu personalidad y por lo tanto te abrirá algunas puertas y te cerrará otras creando más empatía en algunos sectores que en otros. No se puede gustar a todo el mundo, pero si tienes algún interés concreto, cuida lo que dices y cómo lo haces.

Imágenes:

Si vas a utilizar la red para vender un servicio, un producto o a ti mismo, cuida encarecidamente la imagen que pongas en tu perfil. És lo primero en lo que se fijarán los que accedan, después leerán, pero ya con una primera impresión creada. Así pues en esa imagen cuida el color, tu expresión, la ropa, el peinado, el fondo, el entorno, etc… Va a ser tu carta de presentación. Y va a ser el filtro con el que lean el contenido. Las imágenes que aparezcan en tu perfil, van a ser lo único que revisen el 80% de los que accedan a él, por lo que este último es el más importante para la gran mayoría de visitas.