HORARIO Y TELEFONO GRAFIMON      

Técnicas de Marcaje

En Grafimon somo especialistas en hacer que su marca destaque por encima de su competencia. Para ello es imprescindible dominar las diferentes técnicas de marcaje que existen hoy en día.

 

Bordado:

Es la técnica más usada cuando se requiere un buen acabado y una inmejorable imagen sobre materiales textiles. El número de puntadas que lleve el logotipo o dibujo, será un factor determinante en el resultado que se obtenga.

 

Gota de resina:

La gota de resina es una combinación de dos técnicas. Por una parte se imprime el logotipo con una o varias tintas en una base de plástico adhesivo, dónde posteriormente se le aplicará una resina especial transparente que actua a modo de película protectora, con lo que la garantía de calidad y durabilidad de su logo es total. Esta combinación produce un agradable efecto burbuja y realza el grafismo dando como resultado un efecto muy elegante.

 

Grabado Láser:

Este método de marcaje es el que se utiliza para materiales que funden su logotipo en el artículo elegido, logrando una impresión indeleble. Esta técnica consiste en quemar el grafismo en el material del artículo. El rayo láser es controlado digitalmente por un ordenador. El color del grafismo que se obtenga, vendrá determinado por el color de fondo del artículo. El grabado láser se usa indistintamente para tiradas pequeñas y grandes. El acabado es excelente y elegante ya que se trata de un grabado de su logo o texto sobre la superficie del artículo, por este motivo, se suele decir que el láser no tiene color, ya que éste dependerá del tipo de material a grabar. Este tipo de marcaje suele utilizarse básicamente en artículos donde el material hace imposible el grabar con tintas. Fundamentalmente muy utilizado en objetos de metal, vidrio, madera, cristal y piel/cuero. Además, este método permite la personalización de productos uno a uno, afectando al precio evidentemente.

 

Tampografía:

Ésta, es una técnica rápida y económica, es una de las más populares y más utilizadas técnicas de impresión de tinta sobre productos. Al ser la más usual, a continuación informaremos con detalle sobre sus características y usos.
La tampografía, es un sistema de impresión basado en la transferencia de tinta desde una superficie plana, el denominado, cliché o placa, a otra superficie gracias al uso de un tampón que se adapta perfectamente a formas irregulares. El proceso que se sigue en este método de marcaje es el siguiente: Primeramente se aplica el diseño en una placa de metal por medio de un proceso fotográfico. El objeto que se va a imprimir en el artículo promocional, se encuentra dibujado en una placa o cliché. La estampación, se realiza mediante un tampón o sello, siempre con las tintas necesarias para cada ocasión. La máquina, se encarga entonces de llevar el tampón sobre el dibujo de la placa como si fuera un sello, ejerce una presión sobre él, sube, lo desplaza hacia adelante en donde está el objeto a estampar y deposita sobre él la impresión de tinta. Suelen hacerse grandes tiradas. El ajuste y la puesta en marcha de las máquinas de tampografía requieren de un cierto tiempo. La puesta en marcha es el proceso más lento, pero una vez efectuada, un solo operario puede estampar miles de piezas a varios colores en un solo día. Por este motivo, éste método sale caro para pocas unidades, pero resulta de los más económicos para grandes tiradas. La tampografía es una técnica muy precisa y de gran resolución. Permite el uso de uno o más colores. Cabe destacar que la tampografía, es la técnica más utilizada debido a su calidad de marcaje en productos pequeños y con formas irregulares y de diversas texturas. Algunos de los materiales y productos sobre los que se puede utilizar esta técnica son: mecheros, bolígrafos, calculadoras, llaveros, envases, plástico, Metal, PVC, Madera, Cristal, Metal, Papel, Cartón, Lona; Cuero, Polipropileno, polietileno, Caucho, Foam, Glasspack y otros: acero, madera, goma, plástico, papel, textil, etc..

 

Termograbado:

Este tipo de técnicas se realiza sobre una plancha de aluminio que la máquina calienta y es aplicada sobre el producto con presión y calor. Gracias a este método el logo queda hendido sobre el material en bajo relieve y sin color, con lo que el resultado es muy elegante. Se usa para artículos de piel, cuero, poli pieles o materiales plásticos y madera por ejemplo en artículos como agendas, carteras, carpetas etc.

 

Transfer:

En esta técnica se transfiere el logotipo o imagen que queremos obtener a través de una pantalla fotosensible sobre papel de transfer. Una vez obtenido el diseño sobre el papel, podremos imprimirlo en el artículo gracias a una plancha de calor. Esta técnica es muy recurrente cuando se trata utilizar muchos colores sobre tejidos como nylon o tejidos de punto. Los resultados que se obtiene de esta técnica son de gran calidad, además, el transfer supone una gran alternativa para la impresión multicolor en pequeñas tiradas. Un uso muy frecuente de la técnica del transfer, lo podemos ver en la aplicación de muchas camisetas deportivas por ejemplo.

 

Serigrafía:

La seriegrafía consiste en la impresión de un logotipo o dibujo, con tintas especiales y con la ventaja de poder imprimirse en materiales de cualquier forma, grosor y tamaño, aunque, lo más frecuente es utilizar este método para imprimir sobre objetos que tengan una superficie plana o relativamente plana. Además, está técnica también permite el uso de uno o varios colores. Es importante advertir que existen superficies sobre las que esta técnica nos limita la impresión a un máximo de uno o dos colores. Cuando esto sucede, la técnica que suele reemplazar a la serigrafía es el transfer. Uno de sus puntos fuertes, es que gracias a este método, se puede aplicar una tinta más espesa de lo que se puede llegar a obtener con otras técnicas. Esta característica, permitirá al cliente efectos muy interesantes, difícilmente logrados a través de otros métodos de marcaje. El proceso de reproducción, consiste en transferir una tinta a través de una malla o pantalla tensada en un marco, el paso de la tinta se bloquea en las áreas donde no habrá imagen mediante una emulsión o barniz, quedando libre la zona por donde pasará la tinta.

 

Serigrafía para cerámica y vidrio:

Al trabajarse el diseño en serigrafía sobre plano, esta técnica permite la elaboración de diseños más complejos tanto a nivel de formas como de colores. Se aplica a la pieza tras la impresión y se cuece en hornos a alta temperatura – 800º en porcelana y 600º en vidrio – para que las tintas especiales vitrifiquen y el calor adhiera las tintas al artículo. En este proceso de horneado los poros de la cerámica se abren permitiendo que la tinta entre en la cerámica. Está técnica, es conocida también como calcomanía vitrificable. Una vez enfriada la cerámica la tinta quedará fijada en la cerámica y no se podrá remover con ningún producto de uso convencional. El resultado obtenido con este método es un marcaje de gran durabilidad, apta para microondas y lavavajillas e inalterables en el tiempo. Gracias a la serigrafía, se puede decorar y personalizar tu logo o fotografía en todo tipo de artículos de cerámica como tazas, platos, ceniceros, jarras, etc. Cualquier taza o cenicero que puedas ver decorado en una tienda de souvenir o similar está realizado mediante esta técnica tan especial. La calcomanía vitrificable también permite decorar con ‘símil ácido’ las piezas de vidrio. La seriegrafía en frío, es una técnica que usa el mismo método de estampación pero ofrece una menor durabilidad (la decoración se va perdiendo con los lavados).

Deja un comentario